ENTRE PALABRAS Y SILENCIOS

jueves, 15 de febrero de 2024

ME CUESTA DECIRTE ADIOS

 


"Despedida" Óleo sobre lienzo de Max Beckmann, pintor alemán






ME CUESTA DECIRTE ADIOS

 

Me cuesta encontrar las palabras debidas, 

lo arrullante del goce que consuela ausencias 

desasosiegos y silencios instalados en el corazón, 

papel rasgado, desánimos que recorren acelerados 

el cuerpo para acobardar con dolor el ánimo.

 

Mis manos, mis labios, todos mis sentidos 

y latidos en la llorosa calma del jaspe inhabitable 

que me asiste hoy, dicen adiós a cada instante 

creando un horizonte de fatales e inevitables 

designios, necesarios pretiles para caminar 

orillando los abismos inevitables que produce 

a menudo la vida, mientras tropiezo, en orfandad 

y honda palpitación, con una pared donde solo 

veo malos entendidos entre existencia y muerte, 

complicándome las horas en torpezas y agrias 

soflamas de un luto que aún no debieran darse.

 

Me cuesta decirte adiós —póstumo cuerpo mío— 

yéndome momento a momento inmaduro de frutos 

camino de la muerte, aún no datada, parco 

y templado como un juguete de plomo

entre silencios, desórdenes rotos, y poemas intuidos 

que no logré ni lograré atrapar.

 

Que regresen las brisas del amor a contarnos, 

en íntima expresión, cosas hermosas al arrullo 

del sauce en el estío barruelanomúsicas que guarda 

encogido el corazón, baladas hermosas en el sosiego 

natural de la media tarde, cuando gozosos

tanteábamos con los cuerpos la soledad del mundo.


Aparecida como por encanto la luna, eras y eres 

entre los huecos del silencio que persigo o me persiguen, 

mujer, la voz amada —reverberaciones, prerrogativas— 

que siempre, acunando deseos, deseé retener.



BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo





miércoles, 31 de enero de 2024

SER POETA

 


Luis de Góngora, poeta, 1622, pintado por Diego de Velázquez


     




SER POETA 

 

         La poesía hay que sentirla, intimarla, y ayudar en lo posible a que otros la sientan, gocen e intimen, es intentar trasmitir el sentimiento benefactor que  genera. De nada sirve escribir versos si no se retiene el trasfondo humano y se goza de la forma literaria que intenta el poeta transmitir. Sólo quien la reconoce dentro de sí con intensidad puede manifestarla y revelarla. El poeta, que es quien la escribe y posee el don de hacerla posible a otros al pasar por el tamiz de la propia inteligencia, ya que requiere un esfuerzo inexcusable en ese sensible sentido. Ser poeta es respetar el lenguaje, amar el idioma en el que lee y escribe, es también saber alentarlo para que llegue a otros, algo que se logra si se sabe considerar el silencio de donde emana todo arte, esfera íntima desde donde surge hacia fuera la sensibilidad artística.

¿Cómo acercar la poesía al lector? ¿Cómo hacerlo desde la misma niñez? Labor delicada ya que no se puede imponer ni hay normas concretas de cómo hacerlo; la mejor fórmula está en la intuición, más que en el estudio de cualquier tratado sobre ella. Imponer como enseñanza la poesía o cualquier otra forma artística a un niño, puede empeorar el intento de modo irreversible. Mandar leer a Quevedo a un joven de diez, doce, trece años, y obligarle a hacer un trabajo exhaustivo sobre lo que ha leído y entendido, no es la mejor manera de inculcarle valores poéticos, pues es probable que el resultado sea el contrario al pretendido y lo apartemos del objetivo, quizás para siempre. Ha de haber una acción lúdica, alentadora, donde se sienta cómodo; llegarle con la musicalidad y cadencia de los versos que emiten las palabras al ser recitadas, eligiendo un poema comprensible y ameno; Escenificarlo con gracia ritual y festiva es otra buena forma de llegar. Revitalizar los clásicos y hacerlos presentes es deseable, pero hay que dar con la clave ideal para hacerlo. Tomar unas décimas de Góngora y hacer sentir al joven que el pasado sigue vivo y no aburrido, es  una posibilidad que no hay que dejar de escapar por su  conocimiento y bien cultural.

La poesía debe ser sinónimo de vida y encuentro con la dicha interior. Para lograrlo hay que ilusionar, recitando, formulando el juego de la lectura, hallando versos ajustados a la edad que logren envolver al joven en la magia que todo arte posee. Las palabras en poesía necesitan ser mimadas, afiladas, lustradas, esculpidas. El poeta debe elevarlas del silencio interior, al desarrollo hechicero de la escritura y a  la eufonía que se deje sentir. Los poetas exploran fascinados por lo que descubren sea alegre o triste, respetuosos y creadores, pues intentan cruzar las fronteras que hay entre lo que la palabra dice y lo que calla y guarda.

La poesía es un tesoro de valores humanos benefactores e imprescindibles, que como todo arte forma parte de la esencia más noble y culta del ser humano.

 

Barcelona. Abril. 2015.

©Teo Revilla Bravo.


 





martes, 23 de enero de 2024

DEMASIADO RUIDO Y POCA HONDURA


El ruido de una época - Ethic : Ethic




 DEMASIADO RUIDO Y POCA HONDURA

 

Existe en la actualidad poética española —también en la narrativa—, imagino que pasará igual en otras partes y lugares del mundo con lenguas y formaciones literarias diferentes, demasiado ruido y poca hondura. La sociedad está necesitada de razones y  nobleza. La reflexión ineludible que todo ejercicio poético necesita, brilla por su ausencia: demasiada banalidad en torno a las redes. Y también a la hora de difundir obras que parece se hiciera para obtener solamente buenas ventas o envanecimiento de egos.

Por eso cuando nos acercamos a una obra íntegra, recuperadora de la palabra en toda su extensión y significado removiendo el interior del lector para acomodarse como parte de su propio ADN, toda emoción está garantizada, versos y escritos bucean por fortuna dentro del alma agitándola con nervio vivaz.

Se podrían escribir muchas páginas si nos detuviéramos en esta cuestión con tranquilidad, pues el tema siempre es de interés. No será ahora por mi parte. Lo escrito solamente es una llamada de atención al respecto, una pretensión de llamar la atención sobre el hecho de la banalidad existente a cuantos amamos la poesía que de verdad nace del alma.

Siento envidia sana de todos los buenos poetas actuales que leo, pues la poesía es una escritura de alta tensión emocional, espacial y temporal, siempre necesaria, capaz de hacer germinar en el buen lector todo tipo de emociones.

 

Diciembre del 2023.

©Teo Revilla Bravo





domingo, 14 de enero de 2024

ARTE Y SILENCIO

 


"Ella en silencio" Pintura de la bilbaína Amanada Proy Fernández







ARTE  Y  SILENCIO 

 

En silencio se piensa, se intenta conocer uno mismo, y también se crea. Las grandes ideas van acompañadas de silencios. El artista se aleja del ruido, para imaginar, sentir y obrar. Saber hablar y saber callar, es signo de inteligencia. Carlyle señalaba la grandeza de la Palabra (así con mayúscula), pero nos advertía que es más grande aún la virtud del Silencio. Que difícil resolver ese dilema cargados como estamos de ruidos externos, así como de internos como los que producen las dudas, los temores y recelos. Sólo el artista, el místico, el sensible, lo entienden, aunque entre silencio y silencio aparezca la pesadilla, el desorden mental, aquello que puede provocar un gran grito de angustia pero también transformarse en una genial obra de arte con conseguido tejido expresivo. El problema, es que cada vez hay menos traductores y guiadores de esos silencios, menos artistas y místicos que lo practiquen, menos poetas que se sirvan de él para alentar fecundos versos, menos  potencial humano siempre necesario.   

Una obscura sombra se pasea por la terrible conformidad recogiendo, en vano, un legado olvidado entre polvos de museos sin el calor efectivo de alma sensible que le dio vida: silencio artístico del destierro, nublado por la vaguería institucional de darle luz.

Hay que respetar el silencio, recoger la luz que nos proporciona. Pretender eliminarlo con falsos clamores, es una falta de respeto para el arte y la vida. La palabra del poeta y la obra de todo artista, nacen del silencio. 

Necesitamos hallarlo y respetarlo, pues lejos del impersonal ruido que inunda librerías, exposiciones, y actos de presentaciones con tanta vana cantinela (cada vez hay más ruido en torno al llamado arte, pues asistimos con acrecencia a lo que podíamos llamar  cultura del banal consumo), reside su valor y esencia.

Alejémonos de luces, artificios  y boatos, así como de quienes, prácticos y espurios, con ruido innecesario nos acallan y distraen con oropeles y  alegatos vacuos.

La lectura que hagamos de  la actividad artística, para que llegue, quede y cultive, necesita silencio.

 

Barcelona, 23 de abril de 2015.

©Teo Revilla Bravo.






jueves, 4 de enero de 2024

TÚ, AMOR

 


"Ayudame a volar"hermosísimo collage de la chilena-española Karyn Huberman. 2023.






TÚ, AMOR 

 

Hay que dejar reposar las señales,

buscar el silencio reconciliador

y que hable la poesía sublime

nacida de sensitivas complejidades.

Tú, amor, compones la historia

de esos versos —pasaderas de silencio—,

de hoy,  reclamos cercanos

y unívocos de fortaleza y templanza;

tú, amor, formas el poema preciso

y precioso que van escribiendo

los días instante a instante

iluminando —ecos de soles

y estelas—  nuestras vidas,

largo poema  que llega latente,

en primicia de versos como cuerpos

y almas,  respiro ardiente de nuestras

vidas en equidad de locuras,

poema que va penetrando en lo más

recóndito —casa, lecho, ardor, cuero

alma— de nuestros gestos y milagros.

 

Esas aves que duermen acopladas

a la suave albura de su cuidadoso

vuelo, parecen, amor, verlo y sentirlo.




BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo





lunes, 25 de diciembre de 2023

POESÍA Y MEMORIA

 


Obra de  Marc Chagall. Para él el arte era "Un estado del alma". Como la poesía...






POESÍA Y MEMORIA 

 

Si existe un camino de expresión literaria ligado al perfil individual, a la particularidad profunda y al ánimo transparente del escritor, ese sin duda es el de la poesía. Color y vida. En ella se revelan los entresijos más claros de la sensibilidad, nutriéndose de lo más profundo y sensible de la memoria humana. El poema mece las imágenes, las llena de belleza insoslayable, de la memoria de otros poetas, de la manera de entender el desarrollo de la propia sensibilidad, de la tradición de un patrimonio cultural  que por fortuna nos transciende, espíritu colectivo enraizado en un fondo revolucionario permanente. Todo pertenece a una memoria única evocada a través de símbolos, propiedad privativa de la poesía. Lugares, estados de ánimo, mitos, pasiones, solidaridad, vida, muerte. Transformación de la realidad protegiéndose de diatribas ajenas, de poesía, roma, materialista, simple, vulgarmente experimentadora y hueca, tan en boga hoy y siempre.    

La emoción poética no cobra cuerpo, ni es perceptible ni activa hasta que no encuentra una expresión definida en el ritmo, en el color, en el sonido, en la forma en cómo se usa la palabra, elementos que deben funcionar al unísono para ser relevantes. En realidad, el arte, todo arte sea cual sea, se vale de los materiales más sencillos que el artista tiene a mano. De ahí, desde la humildad de quien escribe, pinta, hace cine, música o lo que sea, hay que saber sacar expresiones convincentes, sean dramáticas, desgarradoras, coloristas, tristes, risueñas o felices. En tal caso, hablando del poema como chispa luminosa, significa que hay un hombre colocado en su tiempo con sus sentimientos —aquejado o gozoso buceando en su alma inquieta—, ante una circunstancia concreta que siente debe  desarrollar.

Originalidad compositiva, profundidad e inquietud existencial. Ambas virtudes, en la conformidad de la sustancia eterna —trascendencia metafísica—, han de ser evidentes en el poeta y en la profundidad universal del hacer de todo artista.

 


Barcelona, diciembre del 2023.

©Teo Revilla Bravo 





 


miércoles, 13 de diciembre de 2023

DESNUDO

 


"Sinuosidad" 1999. Obra de mi autoría. 




DESNUDO


Sobre tu desnudo cuerpo el beso

resbala feliz al igual que lo hace

la luz abriendo dormidas penumbras

sobre el doblado reverso de la noche

dejando ecos de amor y silencios.

 

Tu piel —término

atrayente, nupcias,

abrazos, sosiegos—,

me atrapa.

 

Qué secreto triunfo de dos

en clara armonía.

 

Hora en que la aurora se detiene

y serpea sobre la luz rutilante

de tus ojos, primicias de un instante

en que abobado te contemplo y retengo:

orgullo, sensibilidad, belleza,

mirada fluvial, rostro que día a día

vengo amando, dulce porvenir

de mares, bajel del último sueño,

gran privilegio de vida



BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo




 

miércoles, 6 de diciembre de 2023

LA ESCRITURA

 


"Juan Ramón Jiménez" obra de Joaquín Sorolla.  





LA ESCRITURA

“Las palabras ya no son concebidas ilusoriamente como simples instrumentos, sino lanzadas como proyecciones, explosiones, vibraciones, sabores…”

                                                                       Roland Barthes, “El placer del texto”

 

 

La escritura es una de las invenciones con más poder de transformación social de la historia de la humanidad. Sus mejoras en la comunicación, decisivas en todo momento histórico, permitieron el perfeccionamiento eficiente de la expansión de los intercambios y del comercio entre los distintos pueblos.

Sin la escritura nos hubiera sido difícil conjeturar sobre la vida cotidiana, sobre cómo se fueron articulando las sociedades. Sus orígenes se remontan al desarrollo del comercio allá por el lejanísimo año 3.000 antes de Cristo. Nació, se supone, en las provincias sumerias del Asia Menor, donde la creación de los caracteres cuneiformes permitió garantizar la eficacia en los registros notariales de bienes materiales y  cosechados, además de la aparición de las transacciones mercantiles a las que se les asignó un valor netamente utilitario. Para ello se usó un alfabeto práctico, formado por pequeñas tabletas de arcilla sujetas como etiquetas a los objetos con el fin de poder nombrarlos. Los sumerios ricos que poseían grandes depósitos de grano y rebaños de ganado, las usaban para hacer sus cuentas inscribiéndolas en pictografías en forma de columnas.

 Pero la significación máxima se hallaría al ir desarrollándose el universo de las artes, la mayoría de las veces a través de su base fundacional, la artesanía. Al romper con esa definición unitaria primaria, se hizo posible expandir los márgenes de la escritura hasta un tipo de fuentes mucho más contextuales y gestuales como el deleite y el deseo, expresiones más cercanas a la grafía, al dibujo, a la huella, o al garabato, que a la certificación formal de los aconteceres.

Independientemente  de lo que se desee expresar y de la manera en cómo se  haga, la escritura es una práctica que a lo largo de la historia ha ido informando de sucesos y  dimensiones reveladoras, así como de hechos enclavados en el horizonte de la belleza, la inspiración, la intimidad, la ritualidad, y la poética. Es precisamente en ese espacio más sensible, donde el arte y la escritura se fusionan en un proceso de talante expresivo  y estético, ampliándose su enorme potencial del que por suerte hoy nos beneficiamos.

 

 

Barcelona. Marzo. 2015.

©Teo Revilla Bravo








 

domingo, 26 de noviembre de 2023

EXPRESAR LO INEFABLE

 


"Bosque otoñal"  2007, Montaña Palentina. obra de mí autoría.

El otoño y la poesía, van especialmente unidas. Es una estación que suele estar asociada a la quietud, a la melancolía, pero también a la madurez, admiración y querencia por poetas y escritores en general.  






EXPRESAR LO INEFABLE

 

          La poesía sirve para adentrarnos en nuestro interior y saber atrapar la esencia más rica y viva, aquello que subyacente en el centro de todo removiendo los sentidos y provocando la necesidad de expresarlo, entre otras formas a través de la poesía. Ahí se adhiere, se desgarra, se sangra, se clava en cada verso, mostrando rebeldía contra lo inconforme que duele e inquieta, contra lo mediocre e inhumano instalado como lacra en nuestras complicadas sociedades. 

Los versos nos hacen reflexionar, cuestionar, armonizar, equilibrar, emocionar y sentir; pero también pensar, penar, reflexionar, buscar, gozar, y experimentar sobre las posibilidades que ofrece el lenguaje para poder expresar bellamente lo inefable.

El poeta nos habla de vida y muerte, de carnalidad y deseo, de amor y desamor,  en mil maneras de emplear los versos haciendo gala de las fuentes diferentes que conoce, consciente de que la poesía no se gasta ni se extingue de generación en generación, que siempre es un texto esencial sobre el que se puede (y se debe) volver cuando se necesite o desee.

Sabemos que todo poema viene de otro poema y este de otro y otro como una cadena, en un fluir constante de renovación, autoconocimiento y vida. Que siga por siempre reinventándose; que el poeta amplíe su mirada sobre el amplio horizonte de lo sensible necesario,  y sigamos — poesía de la experiencia— disfrutando del goce de leer, sentir y vivir, pues el poema no se busca, simplemente aparece para bien.  

 

Barcelona, junio de 2023

©Teo Revilla Bravo    






viernes, 17 de noviembre de 2023

INVIERNO

 


"Paisaje de invierno" Obra del pintor ruso Wassily Kandinsky





INVIERNO 

 

 

Entra el invierno en la campestre

agenda del alma. Entra sin llamar

por puertas, ventanas y  balcones,

entra por toda ella y se desparrama.

 

Telegramas que rozan y quedan,

son tus miradas; sedeños relumbres

de tu ternura, recogida y estimada.

 

Yo contigo —intimidad de fe

y abundancia— feliz de sentir

el mundo en máximo embeleso.

El poema se escribe mirándote

a los ojos, descubriendo en ti paso

a paso la vida, callados dialogantes

compartiendo pródigos la estima.

 

La vida, mi vida, tu vida

—una palabra, una flor, una nube,

un árbol,  un pájaro despistado,

una delicadísima penumbra,

un poema— si no faltas en ella,

paso a paso en cómplice marea

de violetas y jazmines, 

en un mar pleno de latidos 

a buen puerto nos navega.



BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo