ENTRE PALABRAS Y SILENCIOS

jueves, 2 de febrero de 2023

LA TRADUCCIÓN. ALGUNAS CONSIDERACIONES

'

Retrato de Gustave Geffroy 1895" de Paul Cezanne" 

Cezanne no acabó este retrato del crítico de arte  tras posar para él tres meses. Por lo visto acabó perdiendo el interés.







     




LA TRADUCCIÓN.  ALGUNAS CONSIDERACIONES

 

 

La traducción, compleja en sí misma, se encuentra presente en cualquier modalidad literaria: libros, películas, páginas de arte, canciones, discursos, tratados, disertaciones, panegíricos, etc. Para algunos es una de las artes más decisivas de cara al futuro humano, aunque es indudable que lo es ya en el presente.

Traducir es transportar y aunar impresiones, emociones y letras, de una lengua a otra, de unos pueblos a otros, en una continua traslación de culturas y efectos, propiciando la hermandad y unicidad de gentes y lenguas. La traducción es la señal con la que contamos para hacernos una idea, en nuestra imaginación, de los efectos, maneras literarias y sensibilidades, que se producen en otros lugares de distinta habla. El traductor idea el lenguaje más apropiado que cree para pasar algo que interese de una lengua a otra, sin menoscabo en lo posible de su esencia primigenia, algo siempre complicado. De ahí la importancia de que el traductor sea fiel intérprete. La labor que realiza, se asemeja a la del poeta cuando concibe un lenguaje personal al escribir sus versos, al ir formando un lenguaje entre gentes diversas que relacione y aúne el mundo, acomodándolo a un contexto extensivo de verdadero mestizaje cultural.

Desde el punto de vista del intérprete, el texto que ha de traducir se encuentra con las peculiaridades de la otra lengua en cuanto a estructura y retórica, a veces complicadas de solucionar y trasladar a la propia. Lo bueno de este esfuerzo, es que la traducción sobrepasa las murallas meramente lingüísticas para participar de una perspectiva cultural que incluye las connotaciones de términos y expresiones coloquiales de la lengua tratada. Entre las estrategias básicas de la traducción, resalta el mantenimiento de una estructura paralela en ambas lenguas. Las dificultades que encierra el trabajo, no ya de traducción solamente sino que también del trasvase de contenidos, se ven superadas por la utilización en la lengua de origen de recursos de estilo produciendo evocaciones dificultosas a veces intransferibles.

La traducción, para Edouard Glissant, poeta y filósofo martiniqués, es fuga, es salida, es el arte de la levedad. Al ir traduciéndose una obra de una lengua a otra la integridad neta desaparece, ya que va despojándose de parte de su ritmo primigenio así como de la asonancia de su escritura y de la esencia misma con la que fue concebida.  El traductor intenta crear algo similar de intenso a lo leído, pero no logra al traducirlo algo que sea exactamente igual y ha de adaptarse renunciando a la plenitud original. Eso sí: salvaguardando el fondo, la totalidad-mundo de la misma, la parte positiva de cualquier obra que ha de ser trasladada a otra con el máximo de semejanza. Lo importante es recomponer los pasajes del mundo que nos unen como seres, engrandeciendo culturalmente tanto los valores particulares como los universales.


Barcelona. Enero. 2015.

©Teo Revilla Bravo.






jueves, 26 de enero de 2023

TU RECUERDO

 


Pintura de  Edwuard Hopper, el pintor de la soledad y de la larga espera







TU RECUERDO

 

Tu recuerdo abre mis ojos

en sombra y en lágrima,

momento de gran  expectación

y duda. Cae como trémulo

crepúsculo en el fondo de mi alma

entrecortando el gesto del ayer

en el foso hondo del olvido.

 

Teníamos vida que compartir.

Tus pechos temblaban

al contacto y mi cuerpo,

hoja primaveral al vuelo

de su destino, se pegaba

fortuitamente al tuyo

en el azul cristalino del aire.

 

Me hiere pensar en nosotros

amor, cuando el tiempo

descorre cortinas de seda

y flores en deshilachados

intentos por recuperar

los hermosos rumores de la tarde.

 

Que se va desnuda cuando

decae el horizonte como

la soledad de esa flor barrida

por el viento circular

del eternal olvido.


Una nube blanda solitaria

en el cielo, serviría

para abolir los protervos

recuerdos que a menudo

—compendio de la sinrazón—

 me asolan.


BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo






viernes, 20 de enero de 2023

MÁRGENES

 


"Muerte y vida" 1916 Obra de Gustav Klimt. Gracias a esta obra el pintor fue galardonado con el premio de la Exposición Universal de Roma de 1911





 MÁRGENES

 

Márgenes de esperanza.

Solo  ese don suplico a quien pueda 

contrarrestar este afilado eco de vida 

o muerte —escorzo de la memoria— 

que en la levedad del instante me asfixia.

No sé cómo hallarme con un ángel

bueno que contrarreste este sentimiento

patológico que oscurece los ojos bellos 

de los sentimientos dormidos.


No sé si quiero ni si tengo tiempo

de quererlo. Es preciso agilizar las suaves 

brisas que circulan huérfanas por el alma 

entre lágrimas secas perdidas

Necesito, en esta cristalina palidez 

de serenidad fugitiva que cubre la tarde 

fría y cruda de este riguroso invierno, 

márgenes de esperanza convertidos 

en deseos que ahuyenten las decepciones 

que invaden sin defensa posible 

auroras febriles de germinantes anhelos.

 

Ante la muerte, ante la última

realidad transitoria, todo llanto

está definitivamente perdido.



BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo






lunes, 16 de enero de 2023

SINTETIZAR

 


Guo Xi, pintor paisajista chino

«Si el pintor está en armonía con el Tao sabrá que el pincel y la tinta no son simples medios técnicos sino poderes de significado cósmico»






SINTETIZAR

 

En la poesía sintetizamos los pensamientos. A veces de manera concisa. Pensamientos que florecen en los subterráneos del alma haciendo nacer la luz que luego en el exterior iluminará las letras que escribamos y los sentimientos que pongamos en ellas. Sin la oscuridad primaria, sin la caverna platónica revelándose poco a poco como luz en nuestro interior, nada puede trascender fuera. El poema es parte de esa luz que se abre paso para ahondar en lo sentido, verdadero momento en el que el velo se despeja cerniendo sobre lo escrito su luminario secreto.

De la poesía surgen emociones que unen lo universal y lo individual en igualdad, en cuanto  a la unificación de lo exterior con lo interior. La luz es la apertura hacia la libertad. De la oscuridad surge la verdad que oculta nos agita y empuja, el lugar del desvelamiento de la voz estremecida del que siente latir la vida. Desde ese vacío sublimar, verso a verso el poeta va descubriendo el alma.

Sintetizar un pensamiento de forma breve es complicado. Si el poema lo alargamos con contenido metapoético, el lector podría perderse o no entenderlo de manera clara, y en poesía no es difícil que suceda incluso siendo el poema breve y se perciba de forma satisfactoria su valor literario. Los tiempos de la prisa que vivimos exigen brevedad, corriendo el peligro de ver aparecer frases y poemas de escaso valor literario invadiendo sin complejos las redes sociales, convirtiéndose en muchos casos en cotizados productos para  algunas editoriales sin arrojo mayor por los valores literarios ni sonrojo por arropar tanta banalidad con la palabra cultura. La poesía en libertad artística está muy por encima de individualismos, editoriales y escuelas: brota del alma sensible y merece respeto y consideración.

Somos aquello que nos conforma. Nos vamos haciendo en cada intento por hallar la luz del conocimiento. El peligro de la época que nos ha tocado vivir, es que la esencia beneficiosa más humana se ha alejado de nuestro interior al estar dominados por pantallas, palabras y ruidos. Vivimos un mundo que avanza tan rápido, que no nos deja pensar. Somos como los pasos dejados en la arena de una playa que al crecer la marea una impetuosa ola borra. Seres que se desvanecen en la nulidad de una tremenda comparsa. Zombis, al fin, perdiendo impulso, valor y compromiso.

Lo vivimos todo con sobrada ansia, sin caer en la cuenta que en realidad no tenemos nada sólido. Buen punto por otro lado para pararnos, abrir los ojos, y comenzar a buscar direcciones convenientes más humanas, donde aprender de verdad a sentirnos seres reales y vivos.

 

Barcelona, enero del 2023.

©Teo Revilla Bravo






miércoles, 11 de enero de 2023

ENTRE NUBES

 


"Nubes de verano" del pintor Emil Nolde, pionero del expresionismo alemán. 






ENTRE NUBES

 

Como sombras en una pared cualquiera 

movidas en ella por al vaivén del viento, 

te sueño. Dentro, fuera, al lado del ámbito 

que sea, as de oro en todo vértigo que deje 

liberar el vacío inerte de una lágrima 

asomada a la sombra de un gris espejo. 

Y, sin embargo, al alzar la mano en onda 

pasión elevado en mi sueño, izas las alas 

del entusiasmo prestas a alto vuelo.

Siento que en ellas, en suave plumaje 

brillante como el nácar, dichosamente 

en geográfica profundidad de la tarde templada 

y amorosa, ida toda vacilación me recoges. 


Permíteme, insumiso, soñar este amor

 que se va  envolviendo —libre como 

un pájaro— suavemente entre nubes...



BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo






viernes, 30 de diciembre de 2022

SOROLLA, PROLONGADA NOSTALGIA DEL MAR…

 

"Mar de Valencia" 1889, Obra significativa de Joaquín Sorolla.





SOROLLA, PROLONGADA NOSTALGIA DEL MAR…


     Aunque afincado en Madrid donde pasó la mayor parte de su vida, Sorolla nació influido por el mar en la ciudad de Valencia donde vivió su infancia. Por ese motivo conservó durante toda su vida recuerdos y añoranzas por las playas levantinas, algo que se refleja en su obra al trasmitirnos con sus pinceles el recuerdo brillante de los juegos infantiles, del frescor de las aguas y las brisas, de la libertad de caminar, correr y jugar por la suave arena, del calor del sol y sus mágicos reflejos. Su vida estuvo vinculada de manera estrecha a los paisajes costeros de la comunidad valenciana, pero también a los de algunos lugares de las Islas Baleares y de otros situados en el norte cántabro, lugares costaneros que supo captar con una maestría extraordinaria. A estas obras pintadas en playas y litorales  las denominó como “Lo natural”, fluyendo en ellas el mar como tema fundamental y reiterativo, sin duda el que más apasionó al pintor pues le gustaba escaparse donde estuviera para ir a pintar al borde del mar.

    Sorolla, a través de estos ejercicios, hizo un esfuerzo enorme por despojarse de los prejuicios que tenemos al observar el mar, entrenando y educando la mirada a su observación en profundidad asimilándolo avivadamente para pintar deprisa y así poder captar los momentos fugaces —ya que en el mar todo sucede muy rápido— de tal manera que los ojos pudieran descubrir en la obra mientras pintaba lo que estaba viendo al natural: "Me sería imposible pintar despacio al aire libre aunque quisiera (...) Hay que pintar deprisa, porque ¡cuánto se pierde, fugaz, que no vuelve a encontrarse!" Este interés por el mar no deja de crecer a lo largo de su existencia, y en cuadros como el de  Mar de Valencia (1899), baja la mirada hacia el agua, y desde la cercanía analiza sin prejuicios lo que ven sus ojos.

    Las claves de esta pintura marina, eran la estética luminosa unida al optimismo, algo que sabía vender bien en sus cuadros de mares y vidas —hombres, mujeres, botes, pescadores, niños felices—, en torno a las playas. Sorolla era un pintor afortunado que creaba obras llenas de color. Y nos llenó la vista de mar, de arenas, de jardines, y de momentos familiares al aire libre, sin corsés y llenos de vida, pero sobre todo de esa impresionante luz mediterránea que llevaba retenida como pocos en la memoria y en el alma, reflejo de un peculiar impresionismo gracias a la luz y el color tan personales. Un detalle importante, porque esa distancia física (que no de remembranza y sentimiento), es la clave para analizar el punto de obsesión que tuvo Sorolla al repetir una y otra vez la misma pasión de reflejar el mar y la luz.

   El cainismo nacional, pese al pronto éxito de su obra en Estados Unidos, no cesó de criticarle por ir a contracorriente de los estilos en boga en el comienzo del siglo pasado cuando las grandes revoluciones artísticas aparecían sin descanso. En los últimos años el artista utiliza la pintura al natural, pero liberando el cuadro del motivo: la luz y el color crean una realidad autónoma. De esta época es su famoso “En la playa”, Biarritz (1906) y también las obras creadas en Cala Sant Vicenç en Pollença donde Sorolla pasó unos días de descanso junto a su mujer y su hija Elena. Es el momento en que pinta: "Unas impresiones de color, pero muy ligeras". Será su último verano de pintura, ya que el 17 de junio de 1920 sufriría un ataque cerebral que le dejó incapacitado para volver a manejar pinceles. Impresionante y sorprendente la inmensa labor de Sorolla reconocida como la del maestro de la luz y del color.

 

Barcelona. Enero. 2015.

©Teo Revilla Bravo.





lunes, 26 de diciembre de 2022

OLVIDAMOS

Collage de la artista Karyn  Huberman. Sobre unos versos de Ángel González




“De nada sirve explicar, hay que morir en el momento exacto,

dejar para siempre el poema después de haber nacido en él.”

-René Char.

 

 

 

OLVIDAMOS

 

Olvidamos. Conviene favorecer la pérdida

de desastres que pretenden perpetuarse

en mezcla de clamores confusos sin destino

cierto. Favorecer el esparcimiento noble,

el equilibrio de las miradas que ayudan a vivir

sobre un beso irisado en los amorosos labios

sintiéndonos invulnerables transeúntes 

de un destino único, prófugos seres 

recorriendo felices los senderos existenciales 

del amor.

 

Si no es así, mejor olvidar —luna sin panorama

clavada en el vacío estelar, luz en la oscuridad

hincada—, la misma vida dando vuelta 

a las penas, lamentando torpezas caídos 

en lo profundo de la sombra huera 

donde vacilan los corazones narcotizados 

de naderías y anidan los cuerpos en abismos 

sin visión ni libertad de poder despejar

—oh sinsentido de la vida—  todo cainita lastre.



BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo




martes, 20 de diciembre de 2022

LA FOTOGRAFÍA

 


"Insomnio" 2012.  Fotografía premiada  de Karyn Huberman





LA FOTOGRAFÍA

 

        Antes de comenzar a decir algo sobre la fotografía, precisemos lo que es arte tomando referencias de lo que escribió Tolstoi al respecto:“El arte es un proceso más de comunicación entre hombre y hombre, proceso donde se establece una relación y trasmisión de sentimientos entre creador y observador de manera que éste logre sentir lo que sintió el primero y pretendió decirle”. La obra puede provocar efectos diferentes según quien la reciba. Nunca, como pretenden algunos, lo provocado y lo captado ha de significar lo mismo ya que dependemos de diferentes sensibilidades, de estados de ánimos, de soltura cultural y educación recibida o adquirida. En la capacidad de transmitir sentimientos, se basa el arte. Tolstoi habla de Infección. Con ello quiere decir que hablamos de arte cuando el artista logra contagiarte a través de los propios sentimientos. Si la infección no se produce, la obra será fallida.  El arte no tiene por qué ser expresamente placentero; no tiene que ser, explícitamente, la creación de objetos que produzcan placer, ya que la mera expresión de algo ha de ir más allá, ha de conmovernos e infectarnos. La fotografía nos llegará de esa manera, si el mensaje que lanza -universal o individual- ofrece claridad y sinceridad. La sinceridad es la herramienta más importante y preciada en arte; sin ella todo artilugio se desvanece rápidamente, como nube de humo que se lleva el viento.

   La fotografía hace tiempo que adquirió categoría de arte mayor. Ha crecido y despertado interés evolucionando y reinventando hasta salir del marco primigenio del invento para expandirse e hibridarse con formatos novedosos, como pueden ser la instalación, el foto-libro, el vídeo, la proyección, la performance. En los trabajos bien hechos cobra especial relevancia, la investigación previa a la formalización del proyecto, la manipulación artística de las imágenes captadas, el uso de procedimientos técnicos adecuados para cada obra.  

    La fotografía hoy en día está considerada como una forma artística relevante, pero no siempre fue así como decíamos: hubo de pasar mucho tiempo desde su invención para que este hecho se reconociera plenamente. La cámara fotográfica al igual que el cincel, el pincel o el simple lápiz, se ha convertido en una herramienta imprescindible para que el artista exprese  sus emociones provocando interés y curiosidad. Si no se consigue, lo que miremos será simplemente una imagen relegada al olvido con prontitud. La obra fotográfica puede ser o no ser brillante, pero si posee el poder de expresar impacto y sorpresa a través de un concepto pujante que englobe fuerza, magnitud e idea, conseguirá eclipsar las carencias estéticas que pueda tener, trasformándose en algo loable aparte de lo que la simple belleza ofrezca. Una fotografía que consideremos artística, habrá  de cumplir ambos requisitos, tanto por su realización como por el concepto que quiera trasmitirnos.

    La fotografía artística, para concluir, sería el logro de la imagen que revela sentimientos y estados de ánimo valiéndonos de lo que se capta, bien sean retratos, paisajes u objetos. Una buena fotografía ha de ofrecernos una visión más amplia de lo que representa a priori el objeto buscado. El lenguaje visual que logremos a través de la iluminación y de la composición, aún fragmentaria, ha de añadir complejidad a lo captado, de tal modo que nos brinde una característica única que al penetrar en nuestra percepción nos enamore.

 

Barcelona. Diciembre. 2014.

©Teo Revilla Bravo.






jueves, 15 de diciembre de 2022

NOMINAR

 

 

"Antigua máquina de escribir" Obra de Manuel Domínguez  Velázquez de Castro




NOMINAR


    Lo primero que se me viene a la mente al dar comienzo a un escrito es la palabra  “nominar”, pues equivale a insuflarle vida a la voz que surge ante el papel. Nominar es alumbrar, dar nombre, encender, hacer que poemas y escritos comiencen a ser versos, frases, escritos, ojalá que de saludables hallazgos.

    La escritura es parte importante de la vida; a veces, según en quién, sustancial. Y lo es desde que se inició el primer impulso de dejar constancia, vía símbolos, de aquello que aquejaba, inquietaba, emocionaba o beneficiaba al hombre en la  más honda antigüedad. Había que darle palabra, nominarla o denominarla. Apareció de este modo la figura del intérprete y con él la del contador y la del escuchante, voces y voluntades que al entrecruzarse iban  dejando constancia del hecho a reseñar y recordar. De este modo llega la afición a escribir, y nominar se convierte en algo fundamental al ser el primer paso para entender lo que nos rodea y darle explicación. Escribimos para saber comunicarnos, pero sobre todo para aprender a vivir, a comprender y metamorfosear el propio pensamiento, a tener voz propia, la de cada uno, esa voz que luego se pierde en la percepción del que lee o escucha diluyéndose favorablemente y aparentemente en el canal de las emociones.

    Para saber comunicar, contar o nominar, tenemos que lograr conformar una voz que se asemeje lo más posible a la concepción que se tiene de la literatura. La poesía es el primer signo de personalidad reconocible, una forma de hacer que le pertenece a quién la escribe  siendo sin lugar a dudas símbolo de libertad si está por encima de individualismos, de escuelas, de editoriales y de intereses económicos. Hay que escribir y manifestarse sin complejos. No teniendo miedo —como todo en arte— a ser rupturistas aprendiendo a olvidarnos de cánones y modas consideradas tradicionales, en boga o de tremenda actualidad, a menudo humo que se lleva el viento. La poesía nace del alma atemporal. Solo hay que traducirla —nominarla— en palabras buscando la belleza que conlleva la nobleza del escritor que sabe alejarla de lugares comunes y zonas de confort.

 

Barcelona, diciembre del 2022 

©Teo Revilla Bravo






sábado, 10 de diciembre de 2022

FOSFORESCENCIA



"Un autorretrato de pasión". Frida Kahlo, un ejemplo de supervivencia.






 FOSFORESCENCIA

 

Fosforescencia apagada, regueros de muerte

recorriendo los abiertos intersticios corporales

que van marcando deseos ocultos de suicidio.

Destemplada espesa sombra que nos arroja

al vertiginoso demencial delirio del sinsentido.

 

La poesía, con renovado filo a flor de mágicos

relieves, reacciona silenciosa calmando.

Es el contrapunto, la cascada misteriosa

en el extendido paisaje que riza un ensueño

hilado en el campo abierto de la emancipación.

Latido, lágrima, insomnio, poderosas ondas

y brillos; puertas que rigen y guardan el azul

reflejo de una vana alucinación sobrevenida

al alba, que flamea hiriente mientras sobre

la sombra muerta del despropósito se abre

palpitante el día...



BROTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo