ENTRE PALABRAS Y SILENCIOS

miércoles, 18 de mayo de 2022

OBRA SOÑADA

 


"Improvisación soñada" Obra de Kandinsky 1913. Del llamado Periodo dramático o genial






OBRA SOÑADA

 

    De las emociones, surge casi todo: asombro, deseo, temor, soledad, odio, amor...  También el caos ante una obra que tememos se nos va de las manos. Atrapados en la necesidad de explorar, descubrir caminos y buscar ante la adversidad refugio e inspiración en escritores o artistas que admiramos, ayuda a que avancemos, entre fragosas brumas, hacia lo inhallable. Lo hacemos con el objetivo de desentrañar aquello que imaginamos o intuimos, porque crear acaba siendo todo. Comenzando con la concepción, nada circunstancial, de la obra soñada.

    Con cada paso que alentamos en el intento de crear orden y solidez en algo tan ambiguo como es el arte, vamos venciendo las incertidumbres que provocan las propias emociones. Obrar y corregir es la fuente primaria para eliminar desasosiegos y ampliar sueños. Ese foco de atención o nervio vivo que nos impulsa a crear y hallar la libertad de expresarnos, es el riesgo del juego, el reto que la imaginativa nos invita a afrontar.

    La mejor expresión de este sentimiento, es la incansable búsqueda de la dimensión creativa a la que el artífice, cercado por la incertidumbre, para intentar anularla se entrega.

  

Barcelona, diciembre del 2021.

©Teo Revilla Bravo  






sábado, 14 de mayo de 2022

EL IMPULSO CREATIVO

 


"Los témpanos de hielo" Obra de Claude Monet






EL IMPULSO CREATIVO

 

      El impulso creativo surge durante un tiempo de parón en el que el artista queda a la expectativa ante el caballete mirando la tela o el material en blanco, etapa en que busca la solución a la sed creativa que por unas causas u otras se le está negando. Hasta que percibe la llegada de una incógnita con múltiples conexiones recorriendo su cerebro, formada por ideas e ilusionantes que se van agitando en el umbral estimulante de su conciencia creativa.

     Es el comienzo de un proyecto nuevo. Momento emocional en que se ilumina la chispita que le impulsará a proceder en un conjunto de factores con valentía, ilusión y descaro. Será el inicio, la formación de la base desde donde resolver el efecto de inspiración recibido. Esa primera circunstancia es crucial, ya que en medio del entusiasmo que vive pueden surgirle angustias, ansiedades e incertidumbres, que le hagan perder el objetivo. Como si tras comenzar e ir actuando se quedara parado ante la perplejidad que le entra, momento en blanco en el que muchos abandonan la obra al sentirla como un condicionante sin control ni arreglo. Sin embargo y paradójicamente, es a través de esas dudas y contrariedades que se va suscitando, terca y tozudamente, el maravilloso universo artístico. Si logra superar la fase de incubación de la duda y de búsqueda de alternativas y lo realizado se amalgama bien, se abre otra fase de fecunda creación y esperanza, donde la solución a las dudas llega al acoplarse las partes antes dispersas, momento  agradecido donde florece la magia con avances cada vez más interesantes. 

    Luego será verificar, examinar y evaluar, si la obra se da por concluida o hay que seguir limando detalles. Tomar la decisión de acabar de dar pinceladas, no es fácil: uno nunca acaba de ver el final. La valoración ajena puede tener importancia para no precipitarse uno, así como para no destrozar en un momento de rabia algo valioso. El objeto artístico, por mucho que nos empeñemos, no tiene fondo ni fin, la obra siempre estará por encima de su creador.

 

 

Barcelona.-16.-Noviembre.-2014

©Teo Revilla Bravo.






martes, 10 de mayo de 2022

AL VIENTO

 


"Al viento" Año 2015 Obra al óleo de mi autoría inspirada en los caballos que se crían en el Valle de Santullán y Brañosera, Montaña palentina, 





AL VIENTO

 

Al viento. Oleaje sobre el lago. 

Arenas y algas, rumor de húmedas 

hojas. Manchas verdes pinceladas 

en la acuarela hermosa que colorea, 

desde el estero, el prolongado valle. 

Vuelo rápido y libre del milano 

por Brañosera, en el refulgir azulado 

del astro. Agua y barro en los caminos. 

Andares, oh, Pedrosa que nos llevan 

peregrinos solitarios entre crujidos 

de cortezas, cardos, espinos y verdes, 

por entre el vuelo vibrante de las flores 

y la exhalación de las nubes que se van 

empujando y deshaciendo entre el verde

esmeralda del boscaje cántabro.  

 

Decálogo de luces. Desnudo aire. 

Potro febril en el prado. Instante 

de paz y silencio que invaden  —aire, 

aromas, luz— la temprana  quietud 

de la Sierra...

 

La primavera por los montes palentinos, 

perezosa avanza. Una lágrima que asoma 

entre recuerdos, cae temblando. 



FLOTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo

martes, 3 de mayo de 2022

EL PASAJERO

 

Acuarela de Tito Fornasiero, pintor italiano contemporáneo.






EL PASAJERO

 

    El pasajero va entrando en otra etapa del camino. La más crucial quizás. Con mucho kilometraje a cuestas afronta el último tramo de la vida, y lo hace con templanza.

    El pasajero va hacia el término del viaje con el deber de transformar, día a día, hora a hora, la hosca vecindad de quien está a punto de entrar en la noche más larga. Pero lo hace disfrutando como siempre de la alborada luminosa que es respirar pálpito a pálpito la vida. El pasajero no tiene por qué ir resignado hacia una vejez revestida de fría y silenciosa andadura. Sería una traición no seguir reivindicando la alegría, las artes, la poesía, el amor, la empatía, la solidaridad. A una edad u otra, hay que estar orgullosos de la existencia seguros de que pese a los años se sigue en la brecha por hacerla mejor para uno y en lo posible para todos. ¿Cómo? De manera inconformista, con ganas de seguir luchando por transformar la sociedad, y respirar poesía consciente de que sin ella uno no puede oxigenarse como no puede vivir sin amor.

    No quiere decir con esto que el pasajero vaya por ahí como un joven atolondrado que se las sabe todas. Tampoco como si fuera un vidente o un profeta que habla con los muertos, los médiums o con personas con grandes estudios y experiencias que mostrar. La amistad, la solidaridad, la risa, la lagrima, el esfuerzo, han de seguir siendo hasta el último aliento remedios infalibles de superación personal.

    Es cierto que las fuerzas merman, que los avatares cotidianos le dejan a menudo aparentemente vencido por múltiples molestias, que parece que la edad le va oxidando como a los cacharros de la cocina los oxida el tiempo, que todo comienza a caerse: pelo, párpados, cachetes, dientes, nalgas...

    Qué contar que no se sepa, ¿verdad? Todo le cruje a este viajero. Todo se le estropea y duele. A veces desmedidamente, como cuando traqueteando y retraqueteando se levanta de la cama o se agacha a recoger algo caído en el suelo. También siente que el erotismo a esta edad necesita tiempo, fervor y reposo, para que el sexo le siga dando  placeres y aciertos. A todo proceso se acomoda uno, en el prodigioso efecto de vivir.

    La invisibilidad a la que le someten a veces al pasajero, puede ser un factor negativo y de tristeza al notar como poco a poco le dejan de ver y de llamar, que ya no cuenta tanto, que lo que puede ofrecer dejó de ser atractivo para la mayoría. Falso: mientras la mente funcione de manera creativa y lúcida, una persona mayor puede aportar tanto o más que cualquiera otra por joven que sea. Esto de la invisibilidad no lo entiende el pasajero muy bien: no sabe si en realidad es una cualidad o una desgracia. Tiene sus dudas, pues también significa que entra en un época de tranquilidad y recogimiento espiritual donde le dejan tranquilo en momentos apetecibles. Quizás ambas cosas le sean necesarias por inevitables. En todo caso, acercarse a la vejez es para el pasajero aprender a ser como lo ha sido cada día a lo largo de su vida y es también prepararse para esa cuestión espinosa e irreemplazable que es  enfrentarse a la inevitable muerte que a todos llega.  

 

 

Barcelona, abril del 2023.

©Teo Revilla Bravo  






jueves, 28 de abril de 2022

LA REALIDAD

"El tiempo vencido por la esperanza y la belleza" Obra que se halla en el Museo Nacional del Prado, pintada por Vouet Simon, pintor francés de estilo barroco caravaggesco.







LA REALIDAD

 

La realidad se hace noche.

Habitamos una casa en penumbra

asfixiados en ajustados moldes

donde la tensión es grande.

Fuera la voz rota de la bestia

—fuego y hierro—escupiendo

sangre, avanza.

Manos que tiemblan.

Tortuosos e ineficaces diálogos.

Sollozos que al oírlos hieren

y matan.

 

Desnudez de un hecho que destruye

—rigor del destino—, amor,

como piedra hundida en el agua

tu tiempo preciso y el mío.



FLOTAN LAS PALABRAS

© Teo Revilla Bravo






domingo, 24 de abril de 2022

BORDE A BORDE

 


Obra: "Retrato femenino de espaldas. Rembrandt van Rijn





BORDE A BORDE

Borde a borde, ablución, esencia,
teosofía, vaguedades, quebradas
miopías, ecos engalanados de soles
insidiosos que duran lo que dura
un suspiro. La vida, amortizada
o edulcorada de amor y desventura
casi por igual, lívida, bella,
a veces investida de petulante lucidez,
inmisericorde se funde en el día
con imperiosa nulidad.

Tú y yo en ello envueltos,
binomios templados acallando
un suspiro tejido en las pálidas riberas
de los ensueños adormecidos.

Los de las cuatro o cinco de la tarde
que raudo pasan ahogándonos
en prolongada exhalación,
confundiéndonos en rarezas gramaticales,
conjunciones de amor y poesía.

Borde a borde del vacío,
columpiándonos en la calma o entre
fragmentos tibios de una mentira piadosa,
perdemos la voz y la palabra alborotando
inestables quietudes, desajustando leves
templanzas.

Y aún así, amor —perverso destino,
trayectoria cruel, afilado bisturí—,
morimos de soledad —gran disparate—,
entre atardeceres rotos y versos vacíos.




“SOLEDADES” (Provisional)
Cuaderno XVIII
(2013-2014)
©Teo Revilla Bravo.

miércoles, 20 de abril de 2022

MÚSICA

 


Alberto Vilas al Piano.






MÚSICA

 

                                                            A Alberto Vilas,

                                    pianista y compositor gallego.

 

 

Armónicas notas. Aire, agua, sol, lluvia, tierra

Modulada, rica obra que abarca en universal 

gozo los clamores prodigiosos —viento, secuencia, 

ritmo, melodía— que surgen de la cúpula abierta

de los  misteriosos sones que abarcan el cielo. 


Elevación. Altura. Instantes admirables. 

Notas nacidas del corazón del mundo para ser 

lanzadas directas al paraíso esencial del alma 

sensible, cenit luminoso de lo en ti en mí infinito. 


Tiempo, corazón y ritmo. El artista al piano enlaza

armoniosos instantes de claros maravillosos contagios. 

Luz, formas, sonidos, calculados silencios, melodías 

de lo permanente. Besos sensibles llegados de las estrellas 

para hacernos enmudecer de emoción


Sueño sonoro. Textura, alegría, virtuosismo, gozo. 

Vida y muerte iluminadas, bordeando acrónicos 

movimientos donde se desvela el mágico pentagrama. 


Todo —corazón a corazón, virtuosa inteligencia 

emocional, sensibilidad, luz, verdad—, en pálpito  

abierto de floreciente alborada. 



"Brotan las Palabras" 

© Teo Revilla Bravo

 






lunes, 4 de abril de 2022

LA NARRACIÓN

 


"Hombre escribiendo" De artista Marc Vidal i Aparicio. Museu Nacional d'Art de Catalunya






LA NARRACIÓN

 

    El ser humano tiene necesidad de manifestar, expresar, comunicar,  exponer y revelar impresiones y sentimientos, tanto a sí mismo como a otros. Narrar es contar algo especial con habilidad, habiendo conseguido tras escritos previos, borrones, hojas desechadas y correcciones, hacer literatura, que es algo más que contar una historia por el mero hecho de querer contarla. Hacer literatura es exponer con tino, magia y buen ritmo, hechos o argumentos reales o imaginarios que por su calidad asombren a otros. Así descubrimos al escritor que nos agrada y que posiblemente seguiremos leyendo. Para hacerlo posible, el escritor ha de entusiasmar con  hermosas obras literarias cuente lo que cuente, pues de lo que se trata es el cómo más que el qué se dice en ellas. Para que esto suceda ha de narrar desde y con el corazón contagiando, historias que nos envuelvan en un refulgente universo literario.

    Cuando hablamos de narrativa como género literario lo asociamos inmediatamente al cuento y a la novela, pero el género incluye también la leyenda y el mito. Al intentar definir qué es un cuento, qué una novela, qué leyenda o mito, comprendemos la complejidad y la dificultad que encierra esos términos y su realización. No es fácil saber comunicar mediante la letra escrita, como no lo es mediante otra forma de arte. La narrativa es un proceso de transmisión de imágenes donde el autor crea personajes (a veces complejos y difíciles) que le permiten expresar ideas e impresiones a través de acontecimientos, sean objetivos o subjetivos, externos o internos. Para ello se requiere de un principio, de una secuencia bien calibrada de las acciones a desarrollar en el tiempo en que los hechos  transcurren, y de un buen final. Es a través de la sutil serie de secuencias imaginadas, que el autor sigue el acontecer de los personajes dependiendo del contexto y del lugar concreto donde los ubique.

    Ese cuento o novela que escribamos, cobrará relevancia, si se realiza de manera atractiva tocando temas de interés universal. Si todo coincide, habremos logrado una buena obra literaria que quizás permanezca en el tiempo.


©Teo Revilla Bravo





viernes, 1 de abril de 2022

EL ARTE NOS DEFINE



"Gran desnudo con lienzo" 1923. Picasso, siempre Picasso.
 





EL ARTE NOS DEFINE


El arte nos define como seres humanos: quiénes somos, cómo crecemos y nos relacionamos con otros, cómo percibimos el mundo que nos rodea... El artista estudia las reglas de la vida en su medio ambiente, y a la vez a través de la relación que tiene y siente con la naturaleza global. Asimismo se vale del arte heredado en relación a la capacidad que tiene de transmitir ideas novedosas, empeño de superar la función que representa la realidad y la diversidad cultural generando nuevas respuestas.
La insistencia y persistencia del artista en comentar su propia historia íntima relacionada con el arte, es su expresión más viva. Aprende de este modo a contemplar, a vivir lo soñado y soñar lo vivido, a darle un giro sensible y humano a los sentimientos. El ser humano busca el amor y la armonía de los misterios entre lo individual y lo universal, pretendiendo hallar en ello la magia e instalarla en la sensibilidad común de todos.
Hay un momento en el proceso creativo de hondo interior, de intuición, de aliento personal intransferible, donde deja fluir el subconsciente. Intenta así capturar el espíritu de la vida para crecer reforzado, claramente iluminado por la luz del conocimiento intelectivo, midiendo su alcance y aplicabilidad lógica y humana. Algo que le convierte en consejero y asesor de la propia vida, rozando el silencio del mundo en plenitud de poesía.


Barcelona, diciembre del 2020.
©Teo Revilla Bravo.





lunes, 28 de marzo de 2022

¿HACIA DÓNDE VAMOS?


"Saturno devorando a sus hijos", perteneciente a la serie de las Pinturas negras de Francisco de Goya.






 ¿HACIA DÓNDE VAMOS?

 

    El poeta se pregunta: ¿Hacia dónde vamos sumergidos si no ahogados en el tráfago urbano que desmedidos y desbordados creamos y vivimos?  Como Saturno devoraba a sus hijos, la ciudad lo hace con sus pobladores convirtiéndolos, a base de frenética actividad y barahúnda confusión, en incomunicables islas.

    La soledad de las personas, es cada día más notoria y triste. Nos convierte en seres sin capacidad ni vocación de comunicarnos yendo maquinalmente a la deriva. El paso del tiempo, inexorablemente, nos va aniquilando. Por eso el poeta escribe, anclado en su recurso sentimental, versos y más versos a la luz de la luna esperando hallar en ello mejores amaneceres. 

    Los problemas, las inquietudes que se tienen bien sean en el mundo laboral bien fuera de él, los atascos agobiantes que sufrimos, la masificación, el auge industrial y la contaminación provocada en el medio ambiente, así como la ansiedad que esta forma de vida provoca, hacen que el aspecto afectivo del amor se convierta en algo más pragmático que romántico.  

    Le toca a ese poeta refugiado en el aislamiento reflexionar en cómo ir más allá de lo que ve y sufre, de manera que trence versos que ayuden a recuperar y sanear la existencia deseada, el respeto al entorno natural, la solidaridad, la armonía y la paz.

    Vivimos tiempos donde cada vez se producen e inventan más tecnologías para el confort y el aburrimiento, pero por desgracia también para la destrucción y la guerra como estamos viendo y sufriendo. Nos hallamos ante una dicotomía moral e intelectual difícil de despejar... ¿Hacia dónde vamos?

 

Barcelona, 18 de marzo del 2022. 

©Teo Revilla Bravo